S12 Margarita Arenas

Duodécima Sesión.

Después de un par de años en los que diferentes factores nos impedían realizar la sesión pudimos  concretar fecha, hora, lugar y conceptos. Esta fue una de esas sesiones esperadas y trabajadas por un largo rato, sin mucho espacio a la improvisación, las poses y la iluminación ya estaban bien marcadas en mi mente y en el papel.

En esta ocasión hicimos fotografías de estudio, entonces me fui en la mañana a organizar bien el espacio para la sesión, un espacio grande y muy cómodo para trabajar. Cuando termine fui a recoger a la modelo y a su acompañante, que estaban a un par de cuadras del sitio.

Antes de empezar a trabajar, estuvimos hablando un rato y nos relajamos un poco. Cuando llego la hora de empezar, la modelo con un poco de nervios, se cambio y empezamos con unas tomas para calentar y entrar mas en ritmo. Una vez transcurrido ese primer momento en el que se encuentra la comodidad, la sesión fluyo bastante bien y de forma tranquila, con música de fondo y las ya acostumbradas conversaciones y risas entre modelo, acompañante y fotógrafo.

Lamentablemente las fotografías planeadas fueron muchas y el tiempo no tanto. Aun así fue una mañana bastante productiva en la que salgo muy contento con los resultados y seguro que la modelo también.

Opinión de la modelo:

Tengo que confesar que por casi un año intenté aplazar la sesión siempre que podía, me ponía demasiado nerviosa la idea de hacer un desnudo. Empecé la sesión un poco tensa, pero la confianza con el fotógrafo, permitió que me fuera relajando poco a poco. Mi cuerpo siempre me ha parecido extraño, desproporcionado, es por ello que en conjunto construimos una estética con la que me sintiera cómoda, una estética acorde a esa rareza.

Disfrute mucho la experiencia.

 

 

Anuncios